Fillers Faciales

En qué consiste el Filler Facial

El filler facial es una técnica en la cual se inyecta ácido hialurónico para restituir el volumen del rostro en zonas concretas como mentón, pómulos, labios, así como para rellenar y suavizar arrugas.

Qué es el ácido hialurónico

Producto inyectable con múltiples usos en medicina estética, usado en este caso como relleno dérmico gracias a la retención de líquido que produce y a la producción de colágeno, proporcionando hidratación y tersura a la piel. Es una sustancia que va absorbiendo el agua a medida que se atenúa, generando juventud en la dermis aún cuando el producto va desapareciendo.

Ventajas del Filler Facial

La técnica de relleno a través del ácido hialurónico es tremendamente popular para tratar aspectos como la remodelación de volúmenes faciales sin necesidad de pasar por quirófano y evitándose así la posterior recuperación. Esto abarca desde el relleno y perfilado de los labios, pasando por mejorar el aspecto de los pómulos y el mentón y, cómo no, la eliminación y suavización de arrugas en el rostro.

El procedimiento

En primer lugar, se aplica anestesia local en la zona a inyectar con finas agujas. Es importante destacar que el ácido hialurónico cuenta con un componente anestésico que también ayuda a que el tratamiento sea más ameno. Es una técnica indolora que sólo puede provocar pequeñas molestias. Una vez terminado, el paciente puede volver a su vida normal bajo los consejos del médico responsable, evitando el contacto directo con el sol. Los efectos secundarios que pudiesen aparecer son enrojecimiento o inflamación de la zona tratada, desapareciendo unos días más tarde sin dejar secuelas.

Los resultados

Los resultados no son inmediatos, sino que van notándose días después. Los efectos pueden durar entre 6 meses y dos años dependiendo del tipo de sustancia inyectada, la zona tratada y la genética y anatomía del paciente.

before-after-facial-filler-photo

Los comentarios están cerrados.