El acné, también conocido como acné común (acne vulgaris), es una enfermedad inflamatoria de la piel que es causada por una infección bacteriana. Está debida a cambios de las unidades pilosebáceas (estructuras de la piel consistentes en un folículo piloso y la glándula sebácea asociada) y que es una congregación de materia. El término «acné» proviene del francés acné y este, a su vez, de la palabra griega ἄχνη.1​

La condición es común en la pubertad y está considerada como una respuesta anormal ante niveles normales de la hormona masculina testosterona. La respuesta de la mayoría de las personas disminuye con el tiempo y el acné tiende a desaparecer o al menos disminuye después de la pubertad; sin embargo, no hay manera de predecir cuánto tiempo tardará en desaparecer completamente y algunos individuos continuarán sufriendo acné durante décadas después. El acné afecta a un gran número de seres humanos en algún momento de su vida.
Se desconoce por qué algunas personas padecen acné y otras no, pero se sabe que es parcialmente hereditario.

Se conocen varios factores enlazados al acné:
• Actividad hormonal, como los ciclos menstruales en la pubertad.
• Estrés, impulsado por las descargas de las glándulas suprarrenales.​​
• Glándulas sebáceas hiperactivas, secundariamente a las hormonas citadas abajo.
• Acumulación de células muertas de la piel.
• Bacterias en los poros, a las cuales el cuerpo se vuelve alérgico.
• La irritación cutánea o cualquier forma de rascarse activará la inflamación.
• Algunos medicamentos (ver Tipos de Acné)
• La exposición a altos niveles de compuestos de cloro.

¿Para qué puede utilizarse el peeling?
Los peelings químicos se realizan en la cara, el cuello o las manos y se pueden utilizar para:
• El tratamiento de ciertos tipos de acné.
• Reducir las líneas finas de expresión debajo de los ojos y alrededor de la boca.
• Tratar las arrugas causadas por el sol, el envejecimiento y factores hereditarios.
• Mejorar la apariencia de cicatrices leves.
• Reducir manchas, pecas y manchas oscuras causadas por el embarazo o las píldoras anticonceptivas.
• Mejorar la apariencia de la piel, su textura y el color.