LÁPIZ DÉRMICO

El roller y los lápices dérmicos tienen la función de incrementar la síntesis de colágeno a nivel dérmico o subdérmico para revitalización cutánea de la zona facial, cuello, escote y/o manos. También está indicada en el tratamiento de estrías, cicatrices de todo tipo, incluidas las postacneicas, flacidez cutánea, etc. Pueden ser necesarias sesiones semanales, quincenal, mensuales o a intervalos a seguir según criterio médico. El número de sesiones para conseguir los efectos buscados no puede ser predeterminado. En ocasiones los efectos deseados no se alcanzan.

​El tratamiento consiste en pasar de forma repetida sobre la piel un dispositivo médico (Nanoroller, Dermapen, Dermicapen o similar) que está dotado de multitud de microagujas, las cuales hacen microorificios en la epidermis a través de los cuales se aplican diferentes principios activos con el fin de conseguir su potenciación y la corrección o atenuación de los signos del cuadro clínico tratado. La sensación dolorosa, si es que se produce, es mínima y puede reducirse con el uso de anestesia local o tópica. La posibilidad de producir hematomas o cortes con las agujas es mínima. De producirse, su evolución es la normal y no requerirán cuidados específicos. Es frecuente la formación de un ligero enrojecimiento o eritema en la zona tratada que evoluciona en pocas horas o días de forma espontánea.
Posteriormente se recomienda el uso de un fotoprotector de forma cotidiana para prevenir posibles efectos secundarios debidos a la exposición al sol o a fuentes lumínicas artificiales (pantallas de ordenador, p.e.) y no manipular las zonas tratadas hasta pasados 2 días de la sesión.​